invisalign
Lucía
Lucía

¡Hola! Soy Lucía, la parte no sanitaria de este proyecto. ¿Qué hace una periodista especializada en comunicación y relaciones públicas aquí? Pues yo también me lo pregunto a veces...

Invisalign o brackets

Antes de comenzar un tratamiento de ortodoncia resulta muy habitual que surjan dudas acerca de cuál elegir. Aunque tradicionalmente el más utilizado ha sido el  tratamiento con  brackets, en los últimos años está ganando mucho terreno el tratamiento mediante el uso de alineadores, lo que llamamos ortodoncia invisible (invisalign). Su uso se está extendiendo porque resulta más cómodo en el día a día y porque es mucho más discreto. 

 

Dentro de los tratamientos con alineadores, la marca comercial más contrastada y utilizada en el mundo es la marca Invisalign. 

 

¿Cuáles son las diferencias entre brackets e Invisalign?

 

Los brackets son las piezas metálicas que se adhieren al diente y que el paciente debe llevar de forma permanente, mientras que Invisalign es una férula transparente que se coloca en los dientes y que permite hacer fuerza sobre ellos para posibilitar el  movimiento de los mismos. 

 

La estética es, por tanto, la principal diferencia entre ambos tratamientos, ya que ambos son igualmente efectivos para la función que debe cumplir toda ortodoncia: alinear los dientes.

 

Principales ventajas e inconvenientes de los brackets

 

Este tratamiento resulta un poco más económico que Invisalign. Además, se puede ir modificando según avanza el tiempo en base a las necesidades, o si surge cualquier tipo de complicación. 

 

Por otro lado, al ser un aparato fijo que el paciente no se puede quitar, permite que el tratamiento esté activo las 24 horas del día, mientras que la efectividad del tratamiento con alineadores depende de que el paciente mantenga las férulas el máximo numero de horas al día. 

 

Entre las principales desventajas, vemos que a menudo los pacientes sufren llagas o heridas en la boca debido a los brackets. Esto sucede sobre todo en las primeras semanas o después de acudir a alguna revisión, en caso de que se realicen cambios. 

 

Principales ventajas e inconvenientes de invisalign

 

invisalign

 

Este sistema ha supuesto una clara revolución en el mundo de los tratamientos de ortodoncia, debido a que resulta mucho más estético, y porque su uso es más cómodo.

 

Más allá de esas ventajas, lo bueno de este sistema es que el resultado final puede predecirse a través de un programa en 3D, de forma que el paciente podrá saber desde el principio cómo quedará su sonrisa. Esto también permite que el tratamiento sea mucho más preciso.

 

Por otro lado, como ya hemos dicho, las férulas son cien por cien transparentes, por lo que pasan totalmente desapercibidas. Además, se crean a medida para cada paciente, y van cambiando según el tratamiento va avanzando.  Al no ser fijas, las férulas se pueden poner y quitar, lo que facilita mucho la higiene diaria. 

Destaca también,  que este tipo de tratamientos no produce heridas en la boca, ya que no rozan en las zonas de tejidos blandos. 

 

Otra ventaja de Invisalign es que no requiere de tantas visitas al ortodoncista, ya que estas se pueden realizar cada dos o tres meses, a diferencia de la frecuencia con la que hay que acudir en caso de llevar brackets. 

 

Respecto a las desventajas, podemos decir que la duración del tratamiento con Invisalign es mucho más difícil de predecir, ya que depende del uso que el paciente haga de las férulas. Evidentemente, a mayor uso, menor tiempo de tratamiento. 

 

También podríamos citar aquí que el precio de este tipo de tratamientos, al ser totalmente personalizados, es un poco más elevado que el de la ortodoncia convencional. 

 

¿Qué es más efectivo, los brackets o Invisalign?

 

Ya hemos visto que la principal diferencia entre ambos tratamientos es principalmente estética y de comodidad. 

Respecto a la efectividad, ambos tratamientos pueden ser igual de efectivos, y su uso dependerá de la indicación de cada caso y de las preferencias del paciente. 

 

¿Qué tratamiento elegir?

 

Lo más importante a la hora de elegir un tratamiento u otro es el tipo de problema del paciente: apiñamiento, mordida cruzada, sobremordida, huecos grandes entre dientes, etc. 

 

Aunque, como hemos dicho, ambos tratamientos resultan igual de efectivos a la hora de corregir cualquier tipo de problema, lo mejor es que sea el propio dentista quien analice cada caso y aconseje al paciente sobre cuál es la mejor opción.

 

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en email
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
¿Puedo ayudarte en algo?