dientes podridos
Lucía
Lucía

¡Hola! Soy Lucía, la parte no sanitaria de este proyecto. ¿Qué hace una periodista especializada en comunicación y relaciones públicas aquí? Pues yo también me lo pregunto a veces...

Dientes podridos: cuáles son las causas y cómo tratarlos

Denominamos dientes podridos a aquellos que cuentan con grandes caries o con fracturas y manchas de color negro, derivadas de una gran acumulación de sarro.

Este tipo de dientes no solo suponen un problema estético y social, ya que provocan halitosis y mal aliento, sino que pueden derivar en grandes problemas de salud bucodental y general. Además, si no se tratan a tiempo, los dientes podridos pueden llegar a caerse.

 

¿Qué provoca que los dientes se pudran?

Todos los dientes cuentan con esmalte dental, una capa externa que lo protege y que está compuesta por  hidroxiapatita, el mineral más duro que podemos encontrar en el cuerpo humano. Sin embargo, día a día las personas vamos dañando ese esmalte a través de diversas prácticas que provocan que este se desgaste y pueda dejar paso a bacterias, que con el tiempo pueden llegar a  infectar la dentina y  la pulpa del diente, que son capas interiores más sensibles. Es entonces cuando se puede hablar de dientes podridos, que generan bastante dolor. 

Te preguntarás, ¿cuáles son esas prácticas?

  • Caries no tratadas: las caries son agujeros que las bacterias y los ácidos que se pueden encontrar en algunos alimentos provocan en nuestros dientes. Si estas no se tratan y curan, siguen creciendo hasta dañar las capas más profundas del diente, provocando que este se pudra. 
  • Limpieza bucal deficiente: las bacterias que hay en la boca suelen convertir en ácido el azúcar que ingerimos en los alimentos. Junto a la saliva, esta conforma la placa dental o bacteriana, que se pega al diente y se queda en los huecos que hay entre ellos, lo que dificulta su completa eliminación con el cepillado diario, por lo que puede terminar provocando caries. Además, si la placa se acumula en exceso y se solidifica, pasa a denominarse sarro. Si llegamos a este punto deberemos acudir a un profesional para que lo elimine.
  • Malos hábitos alimenticios: ya hemos explicado que los ácidos dañan los dientes, por lo que, por lógica, consumir a menudo alimentos ácidos o que contienen mucho azúcar dañará nuestro esmalte dental y, en consecuencia, aparecerán las bacterias. 
  • Dormir con el biberón: no solo los adultos tienen caries, sino que también representan una dolencia muy extendida entre los niños e incluso bebés. En este último caso suelen aparecer cuando sus dientes están demasiadas horas en contacto con la tetina del biberón, por ejemplo, si duermen con él. 
  • Xerostomía o boca seca: se denomina xerestomía o sequedad de boca al problema que tienen muchas personas de no producir suficiente saliva. Esto provoca un desequilibrio entre la cantidad de saliva y de bacterias, facilitando que estas últimas se desarrollen más rápido. En consecuencia, aumenta también la placa dental, facilitando que los dientes se dañen.

 

¿Cuáles son los síntomas de los dientes podridos?

 

Los síntomas más comunes que nos pueden indicar que tenemos un diente podrido son la sensibilidad dental, la halitosis, fiebre o malestar general, el dolor de cabeza, dolores intensos en la boca, sobre todo al comer dulces, agujeros en los dientes, manchas marrones, negras o grises y encías enrojecidas. 

Evidentemente, la intensidad de estos síntomas dependerá del punto en el que se encuentre la infección del diente podrido. 

 

¿Cómo se pueden tratar los dientes podridos?

Ya hemos señalado que los dientes podridos no suponen tan solo un problema estético, sino que también pueden acarrear problemas para la salud bucodental y general del paciente. Por eso es de vital importancia tratarlos cuanto antes. Las vías para hacerlo son las siguientes: 

  • Empaste: si las bacterias todavía no han afectado a la pulpa del diente se puede realizar esta técnica, que consiste en quitar el tejido dañado y luego rellenar la cavidad con algún material sustitutivo.
  • Endodoncia: si la caries ha llegado a la pulpa del diente hará falta una endodoncia, que consiste en sacar la pulpa que esté muerta o dañada, limpiar y desinfectar el todo el conducto dental y después volver a rellenarlo. 
  • Corona: si el diente ha perdido demasiado volumen se coloca una funda que lo proteja. 
  • Exodoncia: cuando ya no hay nada que hacer respecto al diente podrido, la única opción es extraer la pieza, ya que de otra forma las bacterias y la infección pueden pasar a los dientes adyacentes. En estos casos se puede sustituir la pieza a través de un implante dental. 

Por tanto, el tratamiento que se realice dependerá del estado de podredumbre en el que se encuentre el diente. Por eso resulta tan importante realizar revisiones y limpiezas asiduas a cargo de profesionales como Clínica Alberto Rodríguez, que nos servirán para detectar caries y otro tipo de problemas que pueden derivar en casos más graves como los dientes podridos.

 

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en email
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola!
¿Puedo ayudarte en algo?